Cómo se movieron las divisas el viernes

El euro creció hoy viernes frente al dólar y tocó un nuevo máximo frente al yen para las últimas 7 semanas, mientras algunos traders invertían sus apuestas a favor de las ganancias del dólar, antes de que esta tarde se conozcan los datos de empleo en Estados Unidos.

Los traders que habían vendido euros ante la esperanza de que la divisa europea caería más, volvieron hoy a comprar euros cuando se vio que la divisa europea no caída lo que se había previsto, tirando al alza en un rally por coberturas a “short”.

Currency Dice

Currency Dice representing, yen, euro, dollar, and pound sterling from china, england, usa, and europe on white background

Para Paul Bednarczyk, currency strategist de la consultora 4CAST, “hubo coberturas a short esta mañana, mientras el mercado espera los datos de esta tarde.”

Para Nick Parsons, currency strategist jefe del Commerzbank, “el sentimiento de los inversores respecto al euro ha cambiado. Ahora el vaso está medio lleno envez de medio vacio. Los inversores buscan comprar euros cuando cae. Es solo una cuestión de sentimiento.” Para Parsons, el euro podría cotizarse alrededor de los 95.20 hacia finales del segundo trimestre, donde encontrará una fuerte resistencia. A finales de año, siempre según Parsons, el euro volverá a la paridad.”

El euro subió hasta los 93.65 centavos de dólar por euro, frente a los 92.89 de ayer. Creció hasta los 101.93 yenes, su mayor nivel desde el 12 de Abril, frente a los 101.03 yenes de ayer.

Los números de empleo (U.S. non-farm payrolls) de Mayo se conocerán esta tarde a las 13.30 PM hora de Londres.

El euro resistió el envite del dólar ante la creencia de que los capitales podrían volver a Europa y porque los tipos de interés continuarán reduciendo su diferencial existente con los Estados Unidos.

Para Takayuki Togawa, foreign exchange manager del Tokai Bank Ltd, “las crecientes expectativas de que los inversores europeos podrían devolver los capitales a casa desde los Estados Unidos ha venido ayudando al euro frente al dólar.” Togawa espera que el euro no caerá por debajo de los 92 centavos a corto plazo.

Para Stuart Adam, managing director del Julius Baer Ltd, “somos optimistas sobre el mercado de activos europeo” y el euro se beneficiará de ello. Adam espera que el euro crezca hacia finales de año hasta los $1.05 o $1.08.

El forex esta semana

El ministro de Finanzas francés, Laurent Fabius, planteó ayer a sus colegas de los países de la Unión Europea (UE) las propuestas que Francia pretende activar cuando presida la UE, en el segundo semestre de este año, para reforzar el papel político del Euro-11. El objetivo de la iniciativa francesa es dotar de mayor credibilidad a la moneda única europea frente a los mercados internacionales.

En la reunión que los ministros de Finanzas del Euro-11 celebraron en Luxemburgo, Fabius, con el decidido apoyo de España, entre otros países miembros de la UE (ver recuadro), trasladó a sus colegas la idea de que, junto a las decisiones financieras del Banco Central Europeo (BCE), el órgano informal de la eurozona debe hacer más “visibles” sus debates y, al mismo tiempo, lograr mayor peso en las decisiones que afectan al euro. Es decir, que se dé más publicidad a los acuerdos del Euro-11 y que estas decisiones políticas infundan más confianza a los actores de los mercados financieros, en contraste con el nerviosismo que mostró el Banco Central Europeo en los últimos meses ante la debilidad del euro frente al dólar.

forex-largo

Las propuestas francesas llegan cuando se cumplen dos años de la constitución del Euro-11, el brazo político del BCE. París ha logrado apoyos para que el Euro-11 adquiera más protagonismo, frente a las reuniones en las que participan los representantes de los quince socios comunitarios, el Consejo de Ministros de Finanzas (Ecofin).

De esta manera, Francia pretende diferenciar los criterios de la eurozona frente al Ecofin, en el que también se integran el Reino Unido, Dinamarca, Suecia y Grecia. La presidencia de turno del Euro-11, que Fabius asumirá a partir del 1 de julio, debería, según fuentes de la representación francesa en Bruselas, ejercer de auténtico portavoz de este órgano, paralelamente al papel que desarrolle el presidente del BCE, Wim Duisenberg.

La idea de París es que, frente a las decisiones financieras del BCE, el Euro-11, dadas las buenas perspectivas económicas de la eurozona, tiene la obligación de aumentar la confianza de los mercados internacionales, de argumentar políticamente el optimismo, para evitar que se siga castigando al euro frente al dólar. O al menos, como defienden los franceses, que la recuperación del euro sea más rápida.

Fabius también lleva en su agenda una idea revolucionaria: que la presidencia del Euro-11 se extienda a un año en lugar de los seis meses actuales. En el caso francés se cumplirá, dado que Suecia, país que presidirá la UE a partir del 1 de enero del 2001, no forma parte de la eurozona. Los franceses creen que, de esta manera, se podrían consolidar mejor las líneas de actuación política de un órgano que, hasta el momento, ha trabajado casi en la clandestinidad. Al tiempo, podría jugar un papel de más contrapeso al BCE, cuyo liderazgo en torno al euro es mayor frente a los mercados.

Francia quiere también que se conforme una “troika”, de la que se desconoce su composición, cuyo papel sea promocionar el euro en los organismos económicos mundiales, como ya está previsto que ocurra en el G-7. El proyecto francés, que integra también otras propuestas ambiciosas en el debate de la ampliación y de la reforma institucional, no pretende, según estas fuentes, reducir el papel del BCE, sino tener un papel complementario en un momento en el que el euro ha comenzado tímidamente a recuperarse en los mercados internacionales.

El Yen rompe resistencias

El yen rompió ayer el nivel de los 140 yenes por dólar por primera vez en 7 años, añadiendo renovada presión sobre la reunión que comienza hoy del G-7 para que tome medidas para apoyar al yen. A pesar que la cumbre del G-7 tiene como punto central discutir sobre la crisis financiera de Rusia, Japón espera que la debilidad mostrada ayer por el yen empuje al G-7 a tomar medidas al respecto.
En las negociaciones de Tokio, la divisa japonesa se debilitó hasta los 140.7 yenes por dólar, frente los 139.7 yenes vistos el viernes. Esta caída del yen fue causada por la preocupación ante el fuerte contraste entre el crecimiento económico en los Estados Unidos y la contracción económica de Japón.

Yen_(1)
La caída del yen repercutió fuertemente sobre las bolsas y divisas asiáticas, las cuales cayeron fuertemente ante el temor de una nueva ronda de devaluaciones de las divisas de la región y un repunte de la inestabilidad económica y social en la zona. El dólar de Taiwán cerró fijando un nuevo mínimo para los últimos 11 años frente al dólar estadounidense, el dólar australiano tocó un nuevo mínimo para los últimos 12 años al romper el nivel de los 60 centavos estadounidenses, mientras que el ringgit de Malasia y el baht de Tailandia también cayeron.
Para Jeremy Jerram, economista del ING Barings de Tokio, “podríamos pensar que se ha llegado a una situación ante la que merece la pena que el G-7 actúe. La cuestión crucial ahora, es si China va o no a devaluar.” Un periódico chino muy cercano al gabinete gubernamental, informó ayer que el yuan no será devaluado, incluso si se produjera otra caída del yen de un 20%.
En Japón, el viceministro de economía Koji Tanami, afirmó que su ministerio estaba preparado para tomar “acciones decisivas” a favor del yen. Por su parte, el primer ministro Ryutaro Hashimoto, declaró que estaba “observando” la tendencia del yen. Sin embargo, después de la intervención del Banco de Japón de Abril, valorada en unos 18.000 millones de dólares, no se le ha visto la menor intención de volver a intervenir a favor de su divisa.
Algunos oficiales japoneses consideran que la intervención sería inefectiva sino se produce ningún cambio en la política del gobierno o se producen mejores noticias de carácter económico.
Mientras tanto, el dólar/marco acabó poco cambiado dentro del margen estrecho en que se movió durante toda la sesión, empujado a primera hora de la sesión por la recogida de beneficios que se produjo en el marco/yen. Se espera que el dólar/marco permanezca en un segundo plano durante el día de hoy alrededor de los 1.7800 marcos por dólar, mientras el dólar/yen centra la atención del mercado.

Perspectivas para la libra

La libra esterlina permanecía hoy poco cambiada cerca de su menor nivel de las últimas 19 semanas frente al euro, ante expectativas de que los tipos de interés en Gran Bretaña están cerca de su techo, mientras que están listos para crecer en la zona euro.

La libra estaba a 62.47 peniques de libra por euro, frente a los 62.83 del viernes, su menor nivel desde el 11 de enero. Frente al dólar, la libra creció hasta los 1.4952 dólares.

Para Takashi Nishizawa, economista del Nomura International, “si el Banco de Inglaterra aumenta los tipos (25 puntos básicos), este será su techo. El euro será cada vez más fuerte frente a la libra.”

Las recientes ganancias del euro frente al dólar, han ayudado a empujar a la libra frente a la divisa norteamericana. El euro se está beneficiando de la volatilidad de las bolsas estadounidenses, los datos económicos que surgen en la zona euro y por las declaraciones de preocupación por la debilidad del euro de las autoridades monetarias europeas.

Para Nishizawa, “el diferencial de tipoa y la tendencia de las distintas economías, hará que la libra invierta su situación de fortaleza actual.” Nishizawa ve a la libra cotizándose en Agosto a 1.4500 dólares.

 

Cometarios de Brian Martin, estratega jefe en divisas del Barclays Capital, sobre las perspectivas de la libra esterlina, el euro y los tipos de interés:

Sobre la libra y los tipos de interés en Gran Bretaña:

La libra se ha visto “empujada al alza por la corrección del euro/dólar. La libra no está mostrando que su fortaleza es independiente, sino que depende de dónde vaya el euro/dólar.” Además, para Martin, “la libra se encontraba subvalorada frente al dólar, a consecuencia de la fortaleza del dólar frente a la libra gracias al mayor crecimiento de la productividad en Estados Unidos.”

Para Martin, “la libra se cotizará a corto plazo entre $1.4750 y $1.5250, aunque el rango se podría ampliar hasta $1.45 y $1.55.”

Frente al euro, la libra “dependerá de lo lejos que llegue el dólar frente al euro.” A corto plazo, Martin ve a la libra entre 62.5 peniques por euro y 63.

En cuanto a tipos, el Banco de Inglaterra aumentará probablemente los tipos en septiembre un total de 50 puntos básicos.

dolares696113

Un distribuidor de moneda de dólares EE.UU. cuenta en su tienda en Karachi 17 de octubre de 2008. La rupia paquistaní debilitado 2,78 por ciento a un mínimo de 84,40 rupias por dólar el viernes después de las reservas disminuyó en $ 570 millones y en la presión de los pagos de importación, los comerciantes dijo. REUTERS / Athar Hussain (Pakistán) FECHA:18/10/2008 DOLARESW DOLAR DINERO ECONOMIA

Sobre el euro y los tipos de interés en la Zona Euro:

“Hay muy pocos fundamentos que justifiquen la reciente apreciación del euro frente al dólar. Técnicamente, creemos que aún nos encontramos en una tendencia a la baja.”

Martin ve al euro manteniéndose durante un tiempo en un rango entre los 90 centavos de dólar por euro y los 95 range, hasta que haya una pintura más clara de la economía norteamericana.

En cuanto a tipos, Martin considera que el BCE aumentará los tipos en 25 puntos básicos el próximo día 8 de Junio.

Sobre los tipos de interés en Estados Unidos:

Para Martin, la fortaleza del dólar frente al resto de divisas mayores es el resultado de “los fundamentos que subyacen en la economía estadounidense.” Según Martin, la Fed aumentará los tipos de interés en agosto en 25 puntos básicos, mientras que nuevos aumentos dependerán de las perspectivas de inflación.